Con las manos llenas Félix Poll

Por Carmen T. Casellas
Ccasellas@elnuevodia.com


"Crecer una compañía tiene que ver tanto con resolver problemas como con generar ingresos", señala Félix Poll, diseñador, fabricante y distribuidor de la marca de ropa Poll & Flox.
Archivo El Nuevo Día

EN LOS 12 meses que han transcurrido desde que Félix Poll Flores, presidente de Poll & Flox, ganara el Premio Éxito Empresarial Universitario del 2003, ha estado como un malabarista con múltiples bolas en el aire.

"Crecer una compañía tiene que ver tanto con resolver problemas como con generar ingresos", afirmó el joven empresario.

Para este diseñador, fabricante y distribuidor de ropa de lujo y avant garde para ambos sexos, así como bañadores femeninos y ropa interior masculina, lo más importante ha sido establecer la marca Poll & Flox: darla a conocer en Puerto Rico y sobre todo en el vasto mercado extranjero por el estilo de vida que representa. Es así que se abren las oportunidades en un mercado tan competido dentro de la industria de la aguja. Lo segundo más importante es pagar sus cuentas, mantenerse a flote y con fondos para crecer.

Esa mezcla de creatividad -que conduce a productos que el consumidor discernidor puede reconocer como de Poll & Flox- y de sentido práctico -que conduce a buenas finanzas- le impone un esfuerzo diario hacia la calidad, la eficiencia y el flujo de efectivo relativamente seguro.

Una industria internacional

La producción y el mercadeo requiere contactos internacionales. Por ejemplo, telas de Israel o de Italia, cajas de empaque de calzoncillos de Colombia, manufactura de éstos en una compañía de California especializada en confecciones llamadas "tubulares" o sin costura. "Desde el inicio, así lo habíamos hecho, pero no nos dábamos cuenta de que se trataba de comercio globalizado", dijo Poll, cuyos subcontratos para la manufactura se extienden a la República Dominicana.

A la vez, el darse a conocer le ha requerido viajar a menudo. Poll y su grupo, que incluye dos hermanas, han ido a exhibiciones (shows) para compradores de modas en varias ciudades, como uno de ropa interior en Nueva York. "Teníamos sólo un quiosquito, un microbio comparado a empresas que levantaron exhibiciones de dos pisos de alto", dijo Poll.

Aún así recibieron muchas visitas, varias muestras serias de interés y algunas órdenes de boutiques en esa ciudad, y en Dallas, Texas.

Aunque fuente de regocijo para una joven empresa, estas órdenes requieren por un lado el financiamiento para la materia prima -sobre todo telas y decoraciones- y para la confección, y por otro la espera por los pagos que a veces se torna angustiosa. "Enfrentas 70 días más sin que te paguen y no sabes hasta el final si vas a cobrarlo todo", dijo Poll.

Es por eso que resultan clave una o más líneas de crédito con la banca, así como fuentes de ingreso relativamente constantes.

Poll ha logrado esto último mediante la venta de modas de diseño único para clientes privados, lo que le brinda un volumen de ingresos que puede utilizar para crecer. Esas confecciones no solamente incluyen ropa de noche, sino también vestimenta práctica para uso diurno, renglón en que caen las camisas de hombre con yuntas, las iniciales del cliente y el logo de Poll & Flox. "Mi capacidad de financiamiento sin pedir prestado casi se limita al ingreso vía clientes privados", dijo el joven empresario, agregando que su ropa se vende en algunas boutiques locales de lujo, por ejemplo Kation.

Ese volumen podría crecer de forma significativa a través de la manufactura de marcas privadas. Poll está en conversaciones con una tienda por departamentos que llevaría a un importante contrato para su marca.

Es así que accedería al nivel de ingresos que lo capacitarían para llenar órdenes de compradores que requieren altos volúmenes de productos, los "Saks Fifth Avenues" de ese mundo de grandes detallistas de ropa.

Sin embargo, no puede diversificarse al punto de perder el enfoque central, enfatizó Poll. Agregó que algunos de sus asesores no estuvieron de acuerdo con su excursión hacia ropa interior de hombre. Tampoco puede embotar esa antena que le lleva a entender lo que el mercado pide, algo que ahora incluye una moda masculina más vistosa y abiertamente sexy.

Ventajas del ganador

Este empresario afirma que haber ganado el galardón en el 2003 le ha abierto muchas puertas y oportunidades, incluyendo ser orador en la categoría de empresario en la fase anterior a la búsqueda de capital de riesgo durante el último Puerto Rico Venture Forum.

También se le facilitaron dos financiamientos bancarios, del Banco Popular y del Banco de Desarrollo Económico (BDE), entidad que meses después también lo invitó a dar una conferencia. Aún así, Poll mira los financiamientos con marcada frugalidad; la línea de crédito del BDE escasamente la ha utilizado.

De otra parte Poll & Flox también recibió ayuda de PromoExport, que auspició su presentación en el trade show en Nueva York.

Poll ha ido a conferencias dadas por empresarios que empezaron como él, con una idea y un nicho. Oriundo de Utuado y recién graduado de la Universidad Interamericana -"me tomó ocho años el bachillerato por estar trabajando y estudiando", según dijo-, Poll dedicará lo que queda del 2004 a crecer y solidificar su empresa. Esto involucra la creación de muestras para presentar en shows y a los compradores, y la estructura financiera que le permitirá hacer la entrega de, por ejemplo, 20,000 versiones de un modelo, cuando, como se espera, Saks Fifth Avenue o Lord & Taylor toquen a su puerta. [N]

 

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.