newheader

El poder de nuestra juventud

por: José E. Maldonado / jmaldonado@elnuevodia.com

 


Negocios del Domingo
27 de mayo de 2007
Foto por: Carla D. Martínez

José David Cruz Rivera, el ganador del Premio Éxito Empresarial Universitario 2007.
Nuestra edición anual del Premio Éxito Empresarial Universitario, que hoy celebra su octavo año, es un tributo a la capacidad y talento de la juventud puertorriqueña.

Nos recuerda además la importancia de la educación y de fomentar el empresarismo como una parte fundamental de cualquier estrategia de desarrollo económico para Puerto Rico.

El ganador lo selecciona un panel de jueces con amplia y reconocida experiencia empresarial, quienes no sólo se fijan en los resultados financieros de las empresas participantes, sino en otras características de los jóvenes empresarios que los hagan resaltar sobre los demás.
El agraciado en esta ocasión es José David Cruz Rivera, dueño de Cellular Zone, Inc., una cadena de venta de teléfonos y equipos para celulares que ya cuenta con seis tiendas y 14 empleados. Este joven de tan sólo 21 años ha desarrollado su empresa mientras estudia mercadeo de la Universidad de Puerto Rico.

Al leer su historia, al igual que la de los otros finalistas que participaron en el certamen, resalta el deseo de superación a través del trabajo arduo y el sacrificio que conlleva establecer un negocio propio.
Entre los finalistas del certamen hay empresas de todo tipo, desde jardinería y mantenimiento de hogares y oficinas hasta desarrolladores de hogares, todas establecidas por jóvenes que cursan estudios universitarios y también son empresarios, que es el requisito básico de participación en la competencia.

El fundador de Cellular Zone ahora tendrá la oportunidad de representar a Puerto Rico en la competencia a nivel internacional, donde competirá con los ganadores de otras partes del mundo tales como Canadá, Estados Unidos y Suecia por premios en metálico y otras notables distinciones. En los pasados años, los ganadores boricuas de este certamen han sobresalido en dicha competencia, y más importante aún, continúan desarrollando sus empresas con éxito, creando empleos y destrozando el mito de que aquí no hay posibilidades de salir adelante, por lo que hay que tomar un avión para encontrar una calidad de vida digna.

Estos jóvenes son un ejemplo claro de que todo es posible cuando hay la voluntad de trabajar fuerte y con una misión clara por delante. Lo importante es seguir fomentando el empresarismo y crear las herramientas financieras y las redes de apoyo necesarias para que estas nuevas generaciones de autogestores sigan creando el Puerto Rico en el que todos aspiramos vivir.

 

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.