Perseverancia como antídoto

Por: Rafael Lama Bonilla

La vorágine de malas noticias parece abrumadora: cierre de fábricas, pérdidas de empleo, un imparable ascenso en el precio del petróleo, una preocupante alza en el costo alimentos, en la luz, en los pasajes aéreos y prácticamente en todo lo demás.

A eso se le añade una tasa de desempleo que supera el 10% y un mercado de empleo que no está creciendo.

Ante la avalancha de malas nuevas, resulta un verdadero oasis poder llevarles esta edición especial de Éxito Empresarial Universitario. El certamen, que este año cumple su noveno aniversario, trae a la mesa algo más que buenas noticias. Trae consigo la esperanza de un mejor Puerto Rico.

La esperanza de una nueva generación trabajadora que, al tiempo que estudia, utiliza su creatividad, sudor y perseverancia para abrirse camino en el empresarismo.

Jóvenes que echan a un lado el temor, abrazan el riesgo se tiran la maroma de no solo ser sus propios jefes, sino de crear oportunidades de empleo para otros.

El hecho de que haya tanto talento empresairal en Puerto Rico es digno de resaltar. Pero más allá de eso, es algo que como país tenemos que fomentar.

Cuando se hable de agilizarpermisología nibel gubernamental, se debe enfatizar en que esto incluya al pequeño y mediano empresario. Jóvenes que quieren echar adelante sus negocios, comienzan de manera pequeña. Si queremos incentivar el que mas personas se vayan por la vía empresarial, tenemos entonces que poner menos trabajas y agilizar los procesos.

Asi evitaremos la frustracion de estos diamantes en bruto que hoy se pulen y que mañana podrían brillar como los grandes empresarios de nuestro terruño.

En las páginas a continuación verán historias de estos valientes empresarios incipientes. Las imágenes, muestran sus sonrisas. Pero las historias cuentan algo mas. Relatan las altas y bajas de estos jóvenes al adentrarse en el mundo de los negocios.

La ganadora del certamen de este año, Marleene Quiñones Alicea, oriunda de Yauco, comenzó su empresa y al poco tiempo se vio al borde de tirar la toalla, cuando en un evento inesperado, perdió todo su inventario.

Pero afortunadamente Marleene no se dio por vencida. Tuvo visión, perseverancia y un buen grupo de gente a su alrededor dispuesto a colaborar.

Esta perseverancia, cualidad que los 17 finalistas del certamen comparten, también esta viva en muchos de los pasados ganadores de Éxito Empresarial Universitario.

En esta edición también tocaremos base con algunos de ellos, quienes compartieron los malabares que han realizado para sacar a flote sus respectivos negocios, aun en momentos en los que la economía se encuentra lacerada.

Dicho esto, les exhorto a que lean sus historias. Los que se quejan de que los medios de comunicación “solo resaltan lo negativo”, encontrarán su crítica derrotada en estas páginas. Pero más importante que eso, encontrarán una fuente de inspiración.

Y esa inspiración es para cualquiera. Para el empresario probado, para el que trabaja en una empresa, para el ama de casa, para el retirado y, por supuesto para el estudiante. Todos podemos y debemos aprender de estos jóvenes.

Después de todo, la perseverancia, el trabajo arduo, y la satisfacción del triunfo son temas universales.

Felicidades a la ganadora y a los finalistas de esta edición. ¡Enhorabuena!

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.