newheader

Compromiso con el bienestar social

domingo, 18 de mayo de 2003
Por Marian Díaz
End.mdiaz1@elnuevodia.com

De El Nuevo Día


De las 19 compañías que resultaron finalistas este año para el Premio Exito Empresarial Universitario, 11 apoyan causas benéficas. (lustración José L. Díaz Freyre)

AL INICIAR una empresa, no sólo es el ánimo de lucro lo que debería mover a los empresarios, sino también la aportación que ese negocio y sus dueños harán a la comunidad a la que sirve. Lamentablemente, muchas veces creemos que a los comerciantes sólo los guía el deseo de ganar mucho dinero y amasar fortunas, y que se hacen de oídos sordos ante la problemática social, cultural, ambiental o de otra índole que existe en su entorno. Y aunque eso podría ser cierto en algunos casos, no todos son así.

En particular, los jóvenes que son dueños de sus propias empresas han demostrado que tienen conciencia social y que, además del lucro, les preocupa lo que sucede a su alrededor. De las 19 compañías que resultaron finalistas este año del Premio Exito Empresarial Universitario, 11 están involucradas en apoyar causas benéficas.

Una de ellas es la empresa PRS Accounting and Educational Solutions, Inc., propiedad de Vilma Borrero y Karen Ocasio. La compañía otorga una beca anual para que una familia de escasos recursos económicos reciba servicios de tutoría. La familia debe demostrar que necesita el servicio. Asimismo, otorgan una ayuda para la compra de libros a los universitarios que trabajan en al empresa.

Las socias y su personal llevan también juguetes, artículos de primera necesidad y diversión a entidades benéficas, en particular a hogares de niños maltratados, como el Hogar Cuna San Cristóbal.

El negocio Sun Day Fishing, de Bianca Dávila, ubicado en la avenida Roosevelt, también contribuye a organizaciones sin fines de lucro que velan por la preservación de los recursos naturales. Apoya a la entidad The Billfish Foundation, cuya meta es la educación para la conservación de las especies de pesca del mundo y de los recursos naturales. "Todos los años la empresa hace una contribución monetaria a esta fundación, y se une al esfuerzo de educar a los clientes para que se envuelvan en esta causa y se ayude a regar la voz", indicó Dávila.

Sun Day Fishing ayuda también a niños de escasos recursos que visitan la tienda, otorgándoles descuentos para que obtengan sus equipos de pesca o se los regala.

Por su parte, Félix Poll, dueño de Poll & Flox, es otro de los jóvenes empresarios comprometidos con las organizaciones filantrópicas del país. Cada año se une junto a clientes y empleados para organizar presentaciones de moda, y los fondos que allí se generan se destinan a instituciones sin fines de lucro. "Ya hemos colaborado con la Sociedad Americana del Cáncer, el Hospital del Niño y el Salvation Army, entre otros".

Otros empresarios universitarios, como Mareils Vázquez, de Millenium Explotion, Inc., son contribuyentes económicos de varias entidades sin fines de lucro. En el caso de Marelis, ella aporta el 5% de los ingresos netos del negocio a SER de Puerto Rico.

José Gabriel Cordero, ganador del premio del año 2000, empleaba a jóvenes desertores escolares de Camuy en su empresa El Verdor, los incentivaba económicamente y les daba un horario flexible para que regresaran a la escuela a terminar sus estudios.

Precisamente, cuando José Gabriel fue a Estados Unidos a representar a Puerto Rico en la competencia nacional, resultó ganador en la categoría de contribución social por esta labor que realizaba en pro de la juventud de su comunidad. [N]

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.