newheader

Se quedan cortos los currículos

Exito Empresaril Universitario 2002

domingo, 19 de mayo de 2002

Por Marian Díaz
End.mdiaz1@elnuevodia.com


Tendrá que transcurrir una década para que en la Universidad de Puerto Rico se instituya un grado académico en desarrollo empresarial (Archivo / Carla D. Martínez Fernández)

Aunque lasuniversidades y la banca comercial han comenzado a mostrar interés por el sector de la pequeña y mediana empresa (pymes), todavía les queda mucho trabajo por hacer si es que quieren impulsar el desarrollo de una clase empresarial nativa.

Hasta el momento son pocas las universidades aquí que ofrecen un grado universitario en empresarismo. Sin embargo, casi todas ofrecen bachilleratos en materias relacionadas al mundo de los negocios, tales como contabilidad, gerencia, mercadeo, finanzas y más recientemente sistemas de información.

Marinés Aponte, directora del programa Desarrollo Empresarial, adscrito a la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, explicó que lo que se conoce como "entrepreneurship" (desarrollo empresarial o empresarismo, como le llaman otros) es una disciplina muy joven.

En los Estados Unidos y en Europa surgió en la década del 80, pero en Puerto Rico no fue hasta mediados de los 90 que comenzó a hablarse del tema.

"Aquí estamos un poco atrasados, como 15 años. Y está el agravante de que no hay profesores adiestrados en esa disciplina", expresó Aponte, quien es una de sólo dos profesores puertorriqueños que ostenta un doctorado en desarrollo empresarial.

Señáló la profesora universitaria que en Puerto Rico existe mucha confusión entre los académicos, pues entienden que administración de empresas es sinónimo de creación de negocios. Agregó que el enfoque ahora debe ser en este último tópico.

En las décadas del 50 y del 60 cuando surgió la disciplina de administración de empresas, explicó Aponte, el enfoque para el desarrollo económico, tanto en Estados Unidos, como en Puerto Rico estaba en las grandes empresas con sus áreas funcionales de gerencia, contabilidad y mercadeo.

"Nos hemos enfocado en el desarrollo y la madurez de la empresa porque usamos los modelos de las mutinacionales". Según ella, tendrá que transcurrir al menos una década para que en la Universidad de Puerto Rico se instituya un grado académico en desarrollo empresarial.

Por lo pronto, dicho recinto ofrece una secuencia curricular de cinco cursos sobre Desarrollo Empresarial, que es el equivalente a una segunda concentración. Desde que comenzó a ofrecerse en 1996, han participado unos 465 estudiantes, de los cuales el 30% son de la Facultad de Administración de Empresas.

Por su parte Vilma Colón, rectora de la Universidad Interamericana en Ponce, indicó que ella no visualiza a la universidad ofreciendo un grado académico en creación de negocios o en "entrepreneurship".

"Yo no puedo crear un bachillerato para que alguien monte un negocio porque los bachilleratos no tienen esa función. Son más bien una formación", expresó Colón.

No obstante, para responder al alto número de estudiantes que pide cursos enfocados en cómo montar un negocio, dicho recinto diseñó hace tres años un Programa de Desarrollo Empresarial de ocho créditos. El estudiante, no importa la disciplina que estudie ni el grado que curse, podrá tomar estos cursos como electivas.

Colón indicó que muchas de las ideas que los 150 estudiantes del programa han trabajado, las traen desde su escuela superior. Agregó que con este programa, el estudiante repiensa sus alternativas de empleo. "Que no vean que su única opción es que alguien los contrate, sino que sepan que pueden montar su negocio con los conocimientos académicos que tomaron, ya sea a tiempo completo o parcial".

A partir de agosto, se incluirá un curso en comercio electrónico, lo que elevará el programa a 12 créditos. Se trabaja también para que esta iniciativa esté disponible a través de educación a distancia.

La banca es otro sector que hasta ahora no ha apoyado como debería a las pymes. Salomon Levis, presidente de la junta de directores de Doral Bank, reconoció este hecho e indicó que ya es tiempo de comenzar a ayudarlos.

"La banca debería estar más activa trabajando con el empresario puertorriqueño. Debemos propulsar que los jóvenes que empiezan con poco capital, pero (que son) talentosos, puedan montar sus empresas".

Según él, los bancos tienen que ser proactivos, salir más a la calle a buscar negocios y escuchar las buenas ideas. "No creo que la banca se vaya a arruinar prestando en cantidades pequeñas a los empresarios puertorriqueños", agregó.

Una sugerencia de Levis es que se cree una entidad local similar a la Administración Federal de Pequeños Negocios (SBA por sus siglas en inglés) donde el gobierno estatal junto con la banca local asuman el riesgo compartido del financiamiento a las empresas nativas.

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.