newheader

Los jóvenes con iniciativa empresarial

Exito Empresarial Universitario 2002
domingo, 19 de mayo de 2002
Por Marian Díaz
End.mdiaz1@elnuevodia.com


Aunque establecer su propio negocio de 'catering' no ha sido fácil, Mónica Ramos está muy contenta con sus logros y planifica incursionar en otros mercados. (Ricardo L. Ramírez Buxeda)

Los Jóvenes han demostrado ser muy emprendedores en todo lo que se proponen. Muchos no sólo llevan una carrera universitaria, sino que también son jefes de familia y, además, hay quienes se han lanzado a montar sus propios negocios.

Esto a pesar de que la mayoría no ha recibido una educación formal en la creación de empresas.

Estos universitarios montan negocios, que van desde floristerías, tiendas de accesorios para autos y servicios de comidas a domicilio hasta centros de cuido, cultivo de hortalizas y servicio de acarreo de aguas usadas.

Negocios del Domingo entrevistó a un grupo de estos jóvenes para conocer qué los motivó a establecer sus empresas siendo aún estudiantes, los retos que han encontrado y cómo vislumbran su futuro en el mundo de los negocios.

Los entrevistados figuran entre los 18 finalistas del Premio Exito Empresarial Universitario 2002 que organiza el International Entrepreneurship Institute y auspiciado por Negocios del Domingo.

La mayoría de estos jóvenes comenzó su empresa con el fin de ganar un dinero adicional para sufragar sus gastos, pero otros lo hicieron porque tenían experiencia previa trabajando para otros y ahora deseaban aplicar ese conocimiento para sí mismos, y hay quienes empezaron por casualidad, como un pasatiempo. También están los que querían tener la flexibilidad de poder combinar sus estudios con un trabajo propio.

Comienzo por necesidad

Mónica Ramos, estudiante de la Escuela Hotelera y propietaria del negocio de catering y comidas a domicilio Chez Monique, comenzó su empresa en el verano del 2001 tras quedar desempleada. Ella se graduó en 1998 de Administración de Empresas en la Universidad Interamericana, y aunque trabajó en la banca y en una compañía de administración de cafeterías, a los pocos años se encontró sin empleo.

Para ese entonces, Mónica era jefa de familia y madre de dos niñas, por lo que necesitaba generar un ingreso familiar. Se le ocurrió vender almuerzos en el área de Cataño donde reside. Preparó unas hojas sueltas y las repartió en el casco del pueblo. Las órdenes de comida comenzaron a llegar, y los vecinos le empezaron a solicitar lasañas y otros platos para catering.

Ella confeccionaba los almuerzos en la cocina de su casa, pero no tenía el equipo para preparar los catering. Como no quería desperdiciar esa oportunidad, utilizó unos $300 que tenía ahorrados para su boda para comprar un equipo básico de cocina, y también se matriculó a tiempo completo en la Escuela Hotelera.

Se anunció en un Festival de Novios y obtuvo así varios clientes. Un día preparó varios afiches y los colocó en los postes del área metropolitana. Al tiempo y para su sorpresa, recibió una llamada de Producciones José (Pepe) Dueño, requiriendo el servicio de catering para el concierto de Sugar Ray.

A ese pedido, le siguieron otros, incluyendo la preparación de comidas para los conciertos de bandas del Watcha Tour. Pero, el momento cumbre de Chez Monique fue cuando obtuvo el contrato para abastecer de alimentos a las 175 personas que trabajaron en el montaje del concierto de Jennifer López en Puerto Rico.

"Esa fue mi prueba de fuego. Tuve que faltar a la escuela esa semana. Invertí en un 'salad bar' porque era requisito del staff que nunca faltaran las frutas", dijo Mónica.

Ella no tenía una guagua para transportar, desde Cataño al Coliseo Roberto Clemente, todos los desayunos y los almuerzos que a diario preparaba. Por eso, le pidió a su tía que le prestara su guagua durante esos días. Cuando tiene pedidos grandes para eventos sociales o empresariales también la toma prestada.

Mientras, usa su carro o el de su novio Wofgang Goerke para entregar los almuerzos en Cataño.

"Quiero incursionar en otros mercados, más allá de las bodas y quinceañeros", expresó Mónica. Por lo pronto, está diversificando su menú para incluir comidas bajas en grasa, platos vegetarianos y postres bajos en azúcar.

"A veces uno cree que el tener su propio negocio será más fácil, pero para mí ha sido más difícil. Yo me encargo de diseñar el menú, probar las recetas, preparar la promoción y hasta reparto yo misma las hojas sueltas". Chez Monique emplea a cinco personas, tres de ellas a tiempo parcial.

Mecánico a domicilio

Otro universitario que quedó desempleado fue Raúl Beltrán. El se había graduado de Automeca y al encontrarse sin trabajo, optó por ofrecer servicio de mecánica liviana a sus amistades. En 1998 compró las primeras herramientas con $1,000 que tenía ahorrados y contrató a un empleado a tiempo parcial. Inició así Auto Tech, en Toa Alta.

Uno de sus amigos le consiguió una cita con la compañía Keebler para ofrecerle el servicio de limpieza y mecánica a su flota de vehículos. Ese fue su primer contrato.

"Los primeros dos años fueron buenos. El tercero está más lento por causa de la economía. Cuando la cosa se puso floja, empecé también a vender gafas a los comercios", dijo Beltrán, quien está en cuarto año de Ingeniería Eléctrica en la Inter de Bayamón. Se gradúa en el 2003.

Hoy día, su negocio ofrece servicios complementarios a las flotas, incluyendo lubricación y mantenimiento preventivo. Bajo el nuevo nombre de AT & Services, la empresa generó unos $67,000 en ingresos en el 2001 y tiene entre sus clientes a Rent-A-Center, Kraft Foods, Imaco Corp., entre otros.

Beltrán está tomando un curso de bienes raíces y desea hacer una maestría en Contabilidad.

Para estos universitarios dueños de negocios, lidiar con los permisos gubernamentales, con la banca, con los prejuicios de algunos adultos que desconfían de la juventud y con la presión académica no es tarea fácil. Aún así, muchos se aventuran a vivir esa experiencia de crear su propia empresa.

Por ejemplo, Juan Cintrón, dueño del negocio Servicios Sanitarios del Centro en Barranquitas, dijo que algunos lo tildaron de loco cuando se enteraban de que él se dedicaría a limpiar los pozos sépticos de la zona.

Explicó que se inclinó por ese servicio porque había una necesidad en su municipio de limpiar los tanques sépticos de empresas privadas y de edificios gubernamentales. En 1996, con el apoyo de su padre, comenzó a investigar cómo funciona esa industria y los permisos que hacían falta para establecer un negocio de ese tipo.

"Lo que empezó como una leve curiosidad", dijo Juan, "es hoy un negocio que cuenta con diez empleados y que ha experimentado un gran crecimiento". La empresa tiene tres camiones para el servicio de vaciado de pozos sépticos y emplea a cinco personas.

En el transcurso del negocio ha enfrentado varios retos, pero el mayor fue cuando su primer camión se volcó y fue pérdida total. "Nadie en Puerto Rico tenía uno de estos camiones disponibles y tuve que esperar un mes en lo que preparaban un camión nuevo".

Después de haber salido adelante tras ese mal rato, Juan está convencido que con fe cualquier obstáculo que se le presente, lo podrá salvar.

Servicios Sanitarios del Centro registró ventas de $364,000 en el 2001, un aumento de 40% comparado con el año anterior.

Superan los obstáculos

Roberto Arzola, dueño de RCAM Computers y ganador este año del Premio, es otro de los jóvenes que ha vencido muchos obstáculos en su carrera empresarial. Comenzó su negocio de venta y reparación de computadoras, sin ni siquiera tener él una máquina. Tampoco tenía teléfono en su casa.

Aún desde mucho antes, tuvo que luchar por sobresalir en la escuela y en su comunidad. Sus maestros le decían que no llegaría a entrar a la universidad y en el vecindario le llamaban el latero porque recogía latas para ayudar económicamente a su familia.

Arzola, estudiante del Departamento de Educación de la UPR en Ponce, mantiene un promedio de 3.90 en su especialidad y es presidente de la organización estudiantil más grande que tiene ese recinto. Su negocio generó $195,000 en ventas en el 2001. [N]

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.