newheader

Fértil empresa gana el Premio Éxito Empresarial Universitario™*
Por: Marian Díaz
El Nuevo Día

José Gabriel Cordero deseaba generar un dinero extra

José Gabriel Cordero
Negocios del Domingo
7 de mayo de 2000
Foto por: Juan Alicea

para sus gastos personales y se le ocurrió en 1997 convertir el excremento de ganado de la finca de sus padres en abono para plantas. Cordero, estudiante de cuarto año de escuela superior en aquel momento invirtió $1,000.00 en cernidores, "peat moss" y bolsas plásticas para establecer el negocio El Verdor en productos para la siembra y el mantenimiento de plantas ornamentales y comestibles.

Este universitario de 20 años, estudiante de Industrias Pecuarias en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, acaba de ganar el Premio Éxito Empresarial Universitario, que otorga el International Entrepreneurship Institute con el auspicio de Negocios del Domingo.

"Al principio mi papá me dijo que me saliera de eso porque el potencial que él le veía era al desarrollo de la vaquería. Pero había mucho estiércol y no se le daba mucho uso...", comentó Cordero en una entrevista con Negocios del Domingo, al recordar sus inicios como empresario.

La primera venta fue de 50 bolsas a un vivero del área, propiedad de unas amistades. "Yo creo que me las compraron por cooperar", dijo Cordero. Al regresar ese día de entregar las bolsas, se quedó dormido al volante y chocó, pero lejos de rendirse por ello, se animó a trabajar más.

Obstáculos por ser menor

Cordero contactó otras fincas del área para recoger el estiércol y aumentar así la producción de fertilizantes. A los seis meses, necesitó financiamiento para adquirir un camión y equipos más modernos. Su papá fue quien le dio la firma para el préstamo de $60,000 porque los menores de 21 años no pueden contratar, según la ley. De hecho, para efectos legales, Cordero es menor de edad, ya que tiene 20 años. Sin embargo, irónicamente desde hace tres años, es él quien paga el seguro social personal y el patronal, así como el préstamo comercial del negocio.

Todos los empleados de El Verdor son también jóvenes entre 18 y 23 años, algunos eran desertores escolares y Cordero ha logrado que se motiven a estudiar nuevamente. Les da horarios flexibles en los turnos de trabajos y a los que estudian en la universidad los incentiva económicamente para que terminen el bachillerato.

"Yo creo mucho en los jóvenes. A veces lo que necesitan es que se les dé más confianza y seguimiento", opinó el joven empresario, quien aspira a crear más empleos para la juventud.

A tan corta edad, Cordero conoce lo que es luchar y perseverar. A los 15 años se le diagnosticó cáncer, una noticia que a muchos podría derrumbar emocional y sicológicamente. Pero él tiene una visión diferente. "Eso (refiriéndose a la enfermedad) me ha enseñado que hay que ser perseverante y que no debo enfocarme en el problema y sí en cómo resolverlo", dijo con optimismo.

El Verdor produce actualmente 8,000 bolsas de tierra cada semana, que distribuye a tres cuartas partes de la isla, excepto sureste. Su clientela son los jardines, las ferreterías, los supermercados, los viveros y las casas agrícolas. El producto de tierra fértil y la mezcla para orquídeas se mercadea bajo la marca El Verdor, y la bolsa de 14 cuartillos de abono se vende bajo el nombre de Tierras Borincanas.

En estos momentos, Cordero desarrolla otras mezclas para plantas, incluyendo para bonsáis y en corto tiempo comenzará a exportar a las islas del Caribe. Así mismo, está en conversaciones para tener un distribuidor en el área sureste. Su meta es triplicar las ventas en dos años y aumentar a 20 el número de empleados.

*Fértil empresa gana el Premio Éxito Empresarial Universitario™ es una reproducción del artículo publicado por el periódico El Nuevo Día, el 7 de mayo de 2000, en la Revista de Negocios del Domingo, página 12.

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.