newheader

Roberto Arzola: Computa con éxito la fórmula empresarial

Exito Empresarial Universitario 2002

domingo, 19 de mayo de 2002

Por Marian Díaz
End.mdiaz1@elnuevodia.com


El ganador del Premio Exito Empresarial Universitario 2002 comenzó su negocio porque necesitaba cubrir sus gastos personales. Este año su empresa proyecta ingresos de $250,000. (Ramón Tonito Zayas)

Roberto Arzola, de 24 años y estudiante universitario, montó hace cuatro años un negocio de venta y reparación de computadoras con menos de $200; y el año pasado su empresa, RCAM Computers, generó $195,000 en ingresos y proyecta alcanzar los $250,000 en el 2002.

Arzola, natural del barrio Cantera de Ponce y residente ahora en la comunidad Macaná del Río en Guayanilla, es el ganador este año del Premio Exito Empresarial Universitario, que otorga el International Entrepreneurship Institute con el auspicio de Negocios del Domingo.

El joven, estudiante de cuarto año de la Facultad de Educación en la Universidad de Puerto Rico en Ponce, narró que comenzó su propio negocio porque necesitaba dinero para cubrir sus gastos personales, en particular el pago de su carro.

Desde pequeño se sentía atraído por los artefactos eléctricos, arreglaba radios y juguetes en el vecindario. En las Navidades, reparaba las extensiones de las luces de Navidad de sus vecinos, labor por la que cobraba un pesito.

En la escuela superior terminó un grado asociado en electrónica y, al entrar a la universidad, le surgió la oportunidad de trabajar a tiempo parcial en una compañía de computadoras. Aunque el puesto que solicitó fue para mantenimiento de equipos, Félix Avilés, el dueño de la empresa, lo contrató como técnico para que ensamblara y reparara las máquinas.

Arzola, aunque nunca había armado una computadora y ni siquiera tenía una en su casa para poder practicar, aceptó el puesto. Su mentor fue José Martínez, otro técnico de la empresa, quien no tuvo reparos en enseñarle todo lo que sabía. Al poco tiempo, la casa del joven estaba llena de computadoras de amigos, vecinos y conocidos, que se las llevaban para que las reparara.

En 1998 se quedó sin empleo porque su patrono cerró operaciones. En su cuenta de banco tenía sólo $200 y eso no le alcanzaba para pagar el carro. Decidió, entonces, montar su propio negocio de reparación y venta de computadoras.

En la computadora de un amigo, preparó unas hojas sueltas con ofertas de servicio y las repartió por el pueblo de Ponce. Como tampoco tenía teléfono en su casa, daba de referencia un bíper.

"A veces perdía ventas porque en lo que conseguía un teléfono público o el de un amigo y llamaba, ya la gente había conseguido a otro suplidor", recordó. Sus primeros clientes fueron sus compañeros de universidad.

Aprendiendo de los grandes

Con el primer dinero que ganó en su negocio, instaló el teléfono en su casa y preparó unas tarjetas de presentación. Luego vino la computadora.

"Yo economizo mucho y todo lo invertía en el negocio. Me compré la computadora más baratita. Tenía lo básico, aunque la impresora era de superior calidad".

Una técnica que usaba era que se fijaba en cómo otras compañías presentaban sus ofertas en las revistas y en los periódicos, y las copiaba para que se vieran igual de atractivas, pero siempre mejoraba el ofrecimiento de la competencia, señaló.

El negocio creció y, a fines del 2000, se mudó a un local comercial en la urbanización Star Light en Ponce, y en estos días está en vías de comprarlo. Actualmente, emplea a cuatro personas, dos de ellas a tiempo

completo. RCAM Computers es detallista autorizado de la Asociación de Empleados del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (AEELA).

Arzola se describe como un joven hiperactivo, cristiano y con gran sentido del humor. Cuando pequeño era tan inquieto, que su mamá pensó que no era normal y que tendría problemas para entrar a la escuela. Le llegaron a recetar medicamentos para tranquilizarlo, pero le hicieron daño. Al consultar el caso con un sicólogo, le dijo que era perfectamente normal, sólo que era demasiado activo.

Hoy, Roberto, además de ser estudiante y dueño de RCAM, es miembro de la Banda de Guayanilla y el presidente de la Asociación de Futuros Profesionales de Educación, la entidad estudiantil más grande de la Universidad de Puerto Rico en Ponce. Tiene un promedio de 3.90 en su concentración y se gradúa en mayo de 2003. En sus ratos libres, canta y actúa en comedias en el Parador Villa Parguera en Lajas.

Enfoque positivo

Fanático del escritor brasileño Paulo Coehlo, este dinámico joven se enfoca en el lado positivo cuando afloran las dificultades. Por eso, cuando ve que han cerrado varios pequeños negocios en el área sur, en particular negocios de computadoras, revalúa su estrategia y continúa con más fuerzas, expresó.

Una de las estrategias de mercado que utiliza RCAM es regalar el primer servicio a sus clientes. Además, ofrece servicio a domicilio.

Roberto es un hermano gemelo, pero ninguno de sus cuatro hermanos son empresarios. Dijo que aprendió de su padre a trabajar fuerte y de su madre a tener fe en Dios.

Para el 2003, RCAM Computers comenzará a abrir centros de servicio en el área sur. Una vez se gradúe, tiene planes de dedicarse a la enseñanza, aunque sea a tiempo parcial o "hasta gratis", ya que ésa es su vocación, señaló.

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.