newheader

Siguen Creciendo los participantes del 2000*
Por: Marian Díaz
NEGOCIOS

Mientras los cierres de fábrica y los despidos de trabajadores son la orden del día, hay una noticia positiva entre los universitarios dueños de negocio. Y es que sus empresas continúan en crecimiento, algunas han añadido nuevas líneas de productos, la mayoría ha registrado un aumento en ventas y más de la mitad ha reclutado más personal.

Así se desprende de las estadísticas reportadas este año por los participantes del Premio Éxito Empresarial Universitario 2000, que organiza el International Entrepreneurship Institute.

Muchos de estos jóvenes empresarios continúan sus estudios universitarios, algunos incluso terminaron su bachillerato durante el 2000 y ahora están cursando un grado de maestría.

José Gabriel Cordero, dueño del negocio El Verdor, en Camuy y quien el año pasado resultara ganador de este premio, ha tenido un año lleno de logros empresariales y personales. Su empresa, dedicada a la elaboración de productos para la siembra y mantenimiento de plantas ornamentales y comestibles, registró ventas de $338,000 en el 2000, un aumento de 60% comparadas con el año anterior.

El Verdor creó cuatro nuevos empleos a tiempo completo, una vendedora, una agrónomo y dos choferes, y les extendió el horario a los empleados que laboran a tiempo parcial en la empresa. Asimismo, la compañía lanzó al mercado nuevos productos, entre ellos mezclas para bonsáis y comenzó su distribución en las megatiendas del país.

"El haber recibido el reconocimiento como ganador del Premio Éxito Empresarial Universitario y el 'Social Impact Award' en los Estados Unidos me ha servido de mucha motivación, para que otros vieran que este negocio tiene razón de ser; estoy seguro que ayudó a muchos jóvenes a tener su propia empresa, siendo estudiantes universitarios", dijo el joven empresario.

A raíz del premio que ganó el año pasado, varias universidades, compañías privadas, así como instituciones sin fines de lucro lo han invitado a ser orador en sus actividades. "He aprovechado para dar a conocer mi empresa y que como jóvenes nunca debemos dejar de soñar y llevar un mensaje positivo de que somos capaces y tenemos la habilidad, fuerza y la rectitud para estar al frente de cualquier empresa".

Mientras, Edgar Torres Molini, dueño de dos empresas (la finca Aurora y una distribuidora de alimentos) en Yauco y otro de los finalistas el pasado año, continúa sus estudios en Justicia Criminal en el Universidad Interamericana. Mencionó que para cumplir con sus estudios con la responsabilidad de su empresa, tiene que madrugar a diario para vender sus productos en la plaza de mercado. Visita también a varios restaurantes del área, quienes son sus clientes para despacharle las ordenes de frutos menores, antes de continuar hacia la Universidad.

En la finca, Torres siembra plátanos y sus planes son habilitar una estructura para la elaboración de platanutres, los que vendería bajo una marca registrada. La distribuidora tiene contratos con comedores escolares que ha obtenido mediante subastas.

Como todo empresario, los retos que enfrenta Torres en la agricultura son grandes, máxime ahora que acaba de pasar una vaguada por la zona suroeste que dejó la finca bastante afectada. Pero, el joven de 23 años, no se amilana, ya que tiene una familia que cuidar.

Mientras, Alejandro Tosado, de 23 años y dueño de Impresos Alejandro en Arecibo, registró un aumento de 30% en las ventas del negocio. En el 2000 añadió un nuevo servicio a la imprenta, un correo privado dentro del establecimiento. Para este año se propone adquirir otro local más amplio para mudar la imprenta, así como conseguir contratos nuevos. "Algunos jóvenes se aguantan y no establecen un negocio por miedo a fracasar. Aunque no es fácil, no hay nada como tener su propio negocio", señaló Tosado.

*Siguen Creciendo los participantes del 2000 es una reproducción del artículo publicado por el periódico El Nuevo Día, el 20 de mayo de 2001, en la Revista de Negocios del Domingo, página 10.

 

Diseño y Mantenimiento por Viviré Network, Inc.